San Juan, Puerto Rico. 10 de marzo de 2020.- Ante la aprobación en ambas cámaras legislativas del proyecto que crea un nuevo Código Electoral, el comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Roberto Iván Aponte Berríos, emplazó hoy a la gobernadora, Wanda Vázquez, a que cumpla su palabra de vetar cualquier medida electoral que se haya aprobado sin consenso.
"El PIP, desde un principio, ha denunciado esta deforma electoral, impulsada a la trágala por el liderato del PNP, por sus intenciones mezquinas y peligrosas: robarse las elecciones generales y eliminar a los partidos de minoría en la CEE por virtud de una ley que perpetuaría el bipartidismo y, sobre todo, su control del aparato electoral estando o no en el poder. Emplazamos a la Gobernadora que cumpla su palabra y no se preste a esta patraña", sentenció el Comisionado electoral pipiolo.    
Aponte Berríos señaló, además, "esta movida malévola elimina de su faz el principio rector del sistema electoral puertorriqueño que rige desde principio de los años ochenta y que ha permitido que las elecciones funcionen con la transparencia que el pueblo exige: el consenso entre todas las partes, mayoría y minorías, al momento de tomar decisiones y fiscalizar los procesos".
El líder independentista reiteró su advertencia de que esta mal llamada reforma electoral establecería en tiempos de estrechez económica aumentos salariales y nuevos puestos de gran paga como el Alterno al Presidente; excluye a los partidos de minorías de todos los niveles decisorios de la CEE; brinda el poder absoluto al Presidente en la toma de decisiones (de ser así un caso similar al escándalo de los vagones durante el Huracán María no podría ser fiscalizado por el PIP); elimina la fiscalización del proceso de inscripción y recusación posibilitando que personas sin domicilio electoral en Puerto Rico como Gigi Fernández voten ilegalmente; y reduciría dramáticamente las Oficinas de Inscripción (JIP) dejando desprovista a la ciudadanía del único servicio público directo para hacer trámites (no solo electorales) en cada municipio.
"Importantes sectores y organizaciones de la sociedad, como la Unión Americana de Libertades Civiles de Puerto Rico (ACLU) advirtieron sobre la peligrosidad de esta ley  debido a que no existe manera segura y fiable de asegurar que unas elecciones llevadas a cabo por internet eviten alteraciones y piratería. Triste sería que, además de la crisis fiscal que sufre el país, producto de la incompetencia y el pillaje, ahora suframos una crisis electoral mediante el robo de votos porque pretenden cambiar las reglas del juego para beneficiar al partido de gobierno. Sra. Gobernadora no permita que traqueteen con algo tan fundamental como el proceso electoral. Cumpla su palabra y vete el proyecto", culminó diciendo Roberto Iván Aponte.