IMPUESTO A REPATRIACIÓN DE GANANCIAS RECAUDARÁ $1,500 MILLONES

Agencia EFE
8 de agosto de 2005

 

jvp16eim frnt72PONCE (EFE) - El economista independentista Edwin Irizarry Mora estimó hoy que con una imposición de un 5 por ciento en la repatriación de ganancias a las empresas manufactureras el gobierno recaudará más de $1,500 millones, que aliviarán el déficit presupuestario existente.

Del mismo modo, catalogó como un "mito" que este tipo de impuesto vaya a desalentar la inversión de corporaciones extranjeras en la Isla al sostener que tributaciones similares a esta actualmente existen en países sumamente industrializados con capital extranjero como Singapur.

"Es un mito eso de que estos impuestos ahuyentará la inversión en la Isla. El año pasado, cuando estas mismas empresas pagaron $1,800 millones en Puerto Rico en impuestos, en un país como Singapur pagaron cuatro veces más. Si esto es así, cómo entonces cada vez más empresas están mudando sus operaciones allá", cuestionó Irizarry Mora.

El economista explicó que actualmente el gobierno de Singapur otorga de incentivos industriales de tipo no contributivo.

De acuerdo al economista, cuando estas empresas repatrían el dinero que generaron en este país reclaman un crédito por los impuestos pagados en el exterior en sus planillas de EE.UU..

"Lo triste que pasa en Puerto Rico es que el impuesto que estas empresas pagarían en Puerto Rico con este impuesto a la repatriación de ganancias, lo podrían reclamar como un crédito corporativo al momento de llenar sus planillas en EE.UU.", apuntó.

La negativa del gobierno a la medida de imponer un impuesto a la repatriación de ganancias, según Irizarry Mora, responde a la necesidad de modificar los contratos que estas empresas mantienen con las agencias gubernamentales.

Irizarry Mora apuntó que este argumento demuestra la "doble vara" del gobierno al tratar las clases sociales del país y recordó que este tipo de argumento no es utilizado contra la propuesta de reducir la jornada laboral de los empleados públicos, a pesar de que tendrían que negociar o alterar los contratos o convenios que actualmente rigen la relación entre los patronos y los trabajadores.

"Cuando se trata de la clase obrera el gobierno puede violentar los acuerdos pero no puede enmendar contratos con los manufactureros. Esto refleja la visión de la actual administración en el sentido de que es viable darle el cantazo a la clase obrera pero cuando se trata del sector manufacturero, que tiene los recursos para pagar más impuestos, el gobierno frena", sostuvo.

Según el economista, el año pasado las empresas manufactureras aportaron cerca de $2,000 millones al fisco, mientras que la clase obrera aportó alrededor de $3,000 millones.

Por otro lado, el independentista favoreció la propuesta de que se imponga una tributación adicional a las llamadas megatiendas que operan en la Isla.

Irizarry Mora indicó que estas compañías actualmente no sólo pagan bajos salarios sino que muchos de los empleos que generan son a tiempo parcial para de este modo no tener que otorgarle a los trabajadores los beneficios básicos que merecen.

"Puerto Rico para estas cadenas es un gran negocio y ellos tienen los ingresos suficientes como para pagar un nuevo impuesto aunque sea por un periodo específico en el que el gobierno ajusta sus finanzas. Algunas pueden hasta costear un impuesto permanentemente", dijo.

"Creo que serían decenas de millones de dólares que se pueden recolectar de este sector. Depende, claro, de que impuesto se implante. Estas empresas no creo se que irán de Puerto Rico por esto", agregó